Qué son las tuberías PPR

Las tuberías PPR (tuberías de polipropileno) han cambiado el mundo de la fontanería, hasta tal punto que se han convertido en uno de los materiales preferidos por una gran parte de todos los profesionales del sector.

Las tuberías de PPR se caracterizan por su soldadura por termofusión en todas sus piezas internas y accesorios. A diferencia de otros tipos de tuberías cuyas uniones son mecánicas (dando posibilidad a escape a través de juntas y demás inconvenientes), estos tubos se funden con la pieza haciéndose una sola con el accesorio.

Esto se consigue aplicando calor a ambas piezas que se vayan a unir, usando el equipo de soldadura por termofusión. Cuando se logra la temperatura ideal, ambas partes se fusionan y quedan unidas en una sola.

Soldador PPR

Se necesita un equipo de soldadura por termofusión para realizar la soldadura, por lo que si sólo es una avería puntual no se recomienda comprar el equipo y tratar de experimentar.

Además, como la soldadura hace que tubería y accesorio se fusionen formando una única pieza, a la hora de contar con las características de los materiales para su aplicación, solo habría que tener en cuenta las de un material (porque tenemos una única pieza del mismo material después de la fusión). En otras uniones hay que contar con el tipo de material de ambas partes.

Accesorios y tipos de las tuberías PPR, y cuándo usarlos

Estos tubos se usan normalmente para el abastecimiento y suministro de agua doméstica. Para agua potable o transporte y tratamiento de aguas sanitarias son algunas de las aplicaciones más usadas.

  • El agua potable es aquella apta para consumo humano y que se encuentra a una temperatura ambiente de 25ºC.
  • El agua sanitaria es aquella que no es necesariamente potable. Esta agua es normalmente usada para lavado, riego o evacuación. Si se encuentra a más de 85ºC se considera agua sobrecalentada.

Ahora lo realmente importante respecto a los tubos PPR es que existe un tipo específico de tubería para cada tipo de instalación de fontanería. Esto ocurre porque los distintos tubos de este tipo poseen propiedades distintas y no todos valen para cualquier aplicación.

Por ejemplo, el tubo PPR de serie SRD11 no puede usarse para agua caliente ya que podría funcionar mal por temperatura. Así que solo se puede usar para agua fría, instalaciones de aire acondicionado agua de lluvia. Los accesorios más usados para instalaciones de este tipo son los codos, las reducciones macho/hembra, los manguitos, las TE o el tapón. Una de las aplicaciones más frecuentes para este tipo de tubos es en la instalación de equipos para osmosis inversa.

Tuberías monocapa y faser

Podemos encontrar dos tipos: tuberías monocapa y multicapas faser, según las capas que tengan estos tubos. Las últimas presentan ventajas ante las primeras, resolviendo así los problemas que tenían las tuberías monocapa. Estas ventajas son la reducción de la dilatación del tubo y el aumento de la distancia entre soportes, permitiendo que se usen menos soportes que con el primer tipo de tubos.

Como conclusión, se puede decir que las tuberías de PPR son fantásticas para realizar instalaciones debido a su resistencia al impacto y a la presión interna, su elasticidad y su precio.

¿Te ha gustado? Pues compárteloShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on Tumblr

Comments


Deja un comentario