Fisioterapia, elemento clave para la preparación y recuperación de una maratón

lesionesaa

La fisioterapia es un elemento vital tanto para la preparación como la recuperación de una maratón

La fisioterapia es un elemento clave en la preparación de una maratón así como en su recuperación posterior ya que las lesiones más frecuentes entre los corredores que afrontan carreras de éste tipo son los esguinces de tobillo, la periostitis tibial, la “rodilla del corredor” o la lumbalgia mecánica.

Un fisioterapeuta puede no solamente guiar una ejecución correcta de estiramientos, además también puede aplicar técnicas manuales y analgésicas además de valorar desequilibrios musculares y posturales que, al corregirlos, ayudarán a la prevención de estas lesiones en futuros ejercicios.

En cuanto al uso de ‘kinesiotape’ (las conocidas vendas de colores) durante el entrenamiento o durante la carrera, su fucnionamiento no está demostrado científicamente y sin embargo, sí parece que pueden influir en el rendimiento a través de un efecto psicológico y fisiológico.

Los fisioterapeutas recomiendan que los corredores se pongan en manos de profesionales que estén formados en la correcta aplicación de dicha técnica y que se haga bajo una correcta prescripción y con claros objetivos.

Cada vez son más las personas aficionadas al running que se atreven a participar en carreras de larga distancia. Los 42,195 Km. de recorrido que tienen que completar los corredores de una maratón requieren de una buena forma física y mental, lo que implica una preparación adecuada antes, durante y después de la prueba.

Además del entrenamiento es necesario ejercitarse y realizar los correspondientes estiramientos, antes de afrontar una carrera de estas características es conveniente realizarse un chequeo médico para descartar posibles riesgos.

Durante la prueba y al finalizar la misma es fundamental llevar a cabo unas determinadas pautas que ayuden a prevenir lesiones futuras. Los fisioterapeutas recomiendan no detenerse de forma brusca en la meta y mantener una actividad de menor intensidad durante 8 o 10 minutos para dejar que el cuerpo se recupere progresivamente, comenzar la rehidratación, aplicar hielo en las piernas y realizar suaves estiramientos y masajes. También se aconseja una ducha tibia y, tras la misma, iniciar la ingesta de alimentos.

El cuerpo necesita aproximadamente una semana para estar de nuevo a pleno funcionamiento y la fisioterapia contribuye notablemente a esta recuperación.

¿Te ha gustado? Pues compárteloShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on Tumblr

Comments


Deja un comentario