Los beneficios de la fisioterapia aplicada a la ginecología

fisioterapia-del-suelo-pelvico

¿Ya conoces los beneficios de la fisioterapia aplicada a la ginecología? Fisioterapia ginecológica

La ya conocida osteopatía ha avanzado en el campo ginecológico un buen trecho. “Actúa tanto en el embarazo como en el parto y en el postparto. Además actúa en patologías como la incontinencia urinaria, dismenorreas, prolapsos y disfunciones sexuales. Cualquier cambio en la movilidad del aparato visceral conduce inevitablemente hacia un trastorno funcional que a su vez conlleva a un cuadro patológico. Aquí la fisioterapia y la osteopatía ayudan a devolver la movilidad tanto estructural como vascular para tratar o prevenir la patología“, anuncia César Gimilio, fisioterapeuta y osteópata.

Cuando nos referimos a todos estos momentos (el embarazo el parto y el postparto) y también de la incontinencia urinaria, debemos hacer referencia al suelo pélvico, un conjunto de músculos y ligamentos que cierran la cavidad abdominal en su zona inferior. La función de dicho aparato, es sostener los órganos pélvicos (vejiga y uretra, útero y vagina; y recto) en la posición adecuada, porque de ello depende directamente su correcto y eficiente funcionamiento. “La fisioterapia pélvica se centra concretamente en la prevención y tratamiento de todos estos trastornos funcionales de la región abdominal perineal y lumbar, para tratar problemas como los típicos dolores lumbares derivados de los ciclos menstruales, o en la endometriosis. En todos estos casos, la fisioterapia está considerada como un tratamiento de primera elección, ya que es no-invasivo y puede combinarse con otros tratamientos porque no tiene el problema de sufrir de efectos secundarios”, apunta Gimilio.

El suelo pélvico, un músculo bien desconocido para la mayoría de mujeres hasta que se quedan embarazadas o les llega algún problemilla como la incontinencia. “Su tratamiento consiste en un conjunto de ejercicios y prácticas bien dirigidas hacia recuperar la musculatura de este suelo pélvico y formar una “faja” abdominal fuerte. Tanto en el embarazo como la preparación al parto, el trabajo conjunto entre el ginecólogo y el fisioterapeuta es clave. Son muchas las ventajas que nos encontramos al usar una herramienta como la fisioterapia: estirar la musculatura del periné, prepara la parte superior del cuerpo para las demandas del cuidado del recién nacido, también oxigena el cuerpo de la madre y el feto y previene de dolores musculares que suelen aquejar durante el embarazo a la madre”, informa el experto Valenciano.

Los avances en la investigación que se están realizando en este ámbito son significativos: “Actualmente, estoy trabajando en mi tesis doctoral con la doctora Juana Crespo, directora institucional del IVI, para elaborar un protocolo de tratamiento manual para mejorar la implantación embrionaria, tanto en técnicas de reproducción asistida como natural. Son las primeras fases de investigación y hemos tenido éxito en las experiencias piloto”, ha concluido César Gimilio.

¿Te ha gustado? Pues compárteloShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on Tumblr

Comments


Deja un comentario